enero 29, 2016

Barreras a la Creatividad

Barreras a la Creatividad

¿Creatividad?, ¿qué es la creatividad?, cuando nos hacemos esta pregunta, tratamos de hablar con toda la naturalidad del mundo, explicamos lo que mejor sabemos y a nuestra manera. Bien cierto es, que de eso trata la creatividad, de dar un punto de vista diferente o novedoso a una pregunta o problema que se nos plantea. 

Formalmente podemos definir este concepto como “el proceso de tener ideas originales que tengan valor”. Esta capacidad del ser humano es algo innato, nacemos con ello.

Hoy no vamos a dar la fórmula de la creatividad, no vamos a mostrar ejemplos creativos, tampoco hablaremos de gente creativa. Hay algo más importante que debemos saber, asimilar y afrontar, con esto nos referimos a las barreras que nos podemos encontrar contra nuestra creatividad.

Hay que dejar claro que barreras, como ya sabemos hay muchas, y a cada persona le puede influir más o menos en función de diferentes circunstancias o casualidades que a lo largo de su vida se le presenten.

Sólo debemos saber que están ahí, y que somos capaces de superar cualquier adversidad.

Nacemos creativos, ya lo sabemos. También sabemos que un niño pequeño es más creativo que un adulto, ¿por qué?, porque aún no le hemos educado para sentir vergüenza por lo que hace, ni a crear desconfianza en el mismo cuando le cae una bronca por hacer algo diferente, tampoco le hemos saturado de información para que se desoriente en lo que él es o quiere ser, y por supuesto aun cuando son pequeños no les metemos el miedo en el cuerpo para que se hagan fuertes, eso viene después…

Cuando son pequeños los dejamos crecer para que se hagan adultos, lo peor de esto es que al crecer los queremos educar de la mejor forma posible. Pero no somos capaces de ver que el ser humano, en su proceso de madurez va matando su creatividad.

Existen muchos factores por los que se marchita nuestra creatividad, pero nos vamos a centrar en contaros cuatro barreras, que por supuesto sólo es algo común en la sociedad y hay estudios sobre ello. Decir que después de hablaros de estos problemas se ha creado un vídeo que los representa de una forma gráfica y “creativa”, por el hecho de mostrar nuestra capacidad de crear y compartirlo de una forma diferente con vosotros.

Las cuatro barreras:

Por cada una de ellas proponemos un “ingrediente” para afrontarlo y crecernos ante él.

  1. Los demás nos desaniman:

A veces la sociedad siente envidia, o realmente desconoce aquello a lo que nos dedicamos o amamos. Es por eso que son críticas las que recibimos cuando hacemos lo que realmente nos gusta, nos apasiona, y dónde nos sentimos como pez en el agua. Por esta causa cometemos el error de dejarnos llevar por el ¿qué dirán?. Pongamos un ejemplo, cuando nos dicen: -“No seas artista, no seas músico, no seas bailarín. Porque no llegarás a ningún lado”. –“Sé médico, sé abogado. Y llegarás lejos”. Ingrediente: La MOTIVACIÓN, este ingrediente lo sembramos nosotros, no los demás.

  1. Falta de confianza:

Hay ocasiones en las que no confiamos demasiado en lo que somos capaces de hacer, porque existe en nosotros la posibilidad de errar, y entonces aparece la desconfianza. Cuando somos nosotros los que no confiamos en nosotros mismos, perderemos muchas oportunidades de encontrar las actitudes creativas que nos hacen fluir la imaginación. Ingrediente: La PASIÓN, porque ella nos dará toda la confianza necesaria que nos hará descubrir nuevos caminos en lo que realmente nos gusta.

  1. Exceso de información:

Hoy día disponemos de múltiples plataformas o soportes que nos aportan información. A veces esta información es valiosa para nutrir nuestra sabiduría, pero otras veces y muy a menudo el  exceso de información provoca inacción, se llama parálisis por el análisis, debemos tener información, sí, pero de vez en cuando debemos resetear y aclarar nuestras ideas. Cuando creemos que lo sabemos todo, es improbable que podamos ser creativos de forma eficaz. Tenemos que dejar a un lado todo lo que sabemos en ciertas ocasiones para descubrir nuevos recursos y aptitudes. Ingrediente: La PRÁCTICA, el esfuerzo, trabajar, currárselo, ser constante, descubrir, todo esto nos puede aportar más que el propio conocimiento.

  1. Miedo al error y al fracaso:

A nadie le gusta equivocarse, pero hemos de tener en cuenta que de grandes error obtenemos fantásticas ideas. Thomas Edison cuando inventó la bombilla no dijo que inventó este gran descubrimiento, sino que descubrió 99 formas de cómo no hacer una bombilla. Hemos de aprender que “el error” forma parte de nuestro proceso creativo. Ingrediente: LANZARSE, equivocarse, aprender del error y buscar otras alternativas para dar con nuestra solución, y todo esto sin miedo alguno.

El siguiente vídeo representa estas cuatro barreras de las que hemos hablado. En 30 segundos a nuestro personaje se le presenta una barrera, la cual en un primer momento le hace bloquearse hasta recapacitar y sacar el creativo que lleva dentro. Su creatividad “innata” descubre el ingrediente que necesita y da rienda suelta a su capacidad de crear.

Eduardo Camacho, Departamento de Branding

Diseñando el mundo # , , , , , , , , , , , ,
Share: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies